CANTABRIA

Datos del Pueblo

San Martin De Hoyos

Pueblo

Nucleo: San Martin de Hoyos / Localidad: Valdeolea /capital: Mataporquera

Municipio

Valdeolea / Comarca: Campoo

Provincia

Cantabria

Comunidad

Comunidad Autonoma Cantabra

habitantes 2003

15

 

Ayuntamiento

Dirección

Plaza del Ayuntamiento, 1

Codigo postal

39410

Telefonos

942 770003

Fax

942 770003

Oficina Turismo

Contactar con telf. citado

Web Oficial

Ermita de San Martin de Hoyos

Web de Interes

Valdeolea, municipio con un pasado cultural importante

E-mail municipio

ofitur@cantabria.org
 

TORRE DE S. MARTÍN DE HOYOS (Valdeolea):

En la carretera que lleva de Reinosa a Olea, poco después de pasar el Alto del Bardal (1.080 metros de altitud) y a la altura del kilómetro seis, en una desviación a mano izquierda, se encuentra la localidad de San Martín de Hoyos. Atravesando el pueblo, y muy cerca del cementerio, encontramos una torre, posterior al siglo XIV, que las gentes del lugar denominan palacio.
No es mucho lo que se sabe sobre la historia de esta construcción. En el siglo XIII pasó a ser propiedad del marqués de Mioño y en la actualidad es de los herederos de la marquesa de San Martín de Hoyos -que residía en Las Fraguas, según comentan en el pueblo-. Lope García de Salazar dice en su famoso "Bienandanzas e Fortunas" que "el linaje de Oyos, su fundamento fue de Villanueva, e poblaron en Ovos, cerca de Renosa." Por su parte, don Ángel de los Ríos asegura que el señor de Hoyo, hermano de Juan Bravo, dirigió en este país, junto con el de Proaño, la lucha de los comuneros.
Poco queda ya, a excepción de las cuatro paredes, de esta torre. Desde su posición estratégica domina la entrada a Valdeolea, continuando, a pesar del tiempo transcurrido, la función de vigilancia para la que fue construida.
Tiene planta cuadrada, de once metros de lado, y su altura oscila entre los 13 y 15 metros. Sus muros están construidos en mampostería y rellenados interiormente de ripio unido con argamasa. El espesor de los muros es de casi dos metros (1.70 a 1.85) para la planta baja y el primer piso y de metro y medio para el segundo. Las esquinas y la mayoría de los arcos de los vanos son sillares toscamente labrados.
Presenta una grieta en la pared norte, cerca de la esquina, que hace peligrar la estabilidad de la cara este, donde se sitúa el acceso inferior: una puerta con arco apuntado que abre al interior en otro arco apuntado un tercio más alto, aproximadamente, que el anterior. Este es el único hueco existente en la planta baja. Aún conserva la viga superior, encima del arco de entrada, donde iban encajados los goznes de las puertas. También se observan las aberturas donde encajaba el madero que atrancaba la puerta.
En el primer piso también existe un único hueco, en la pared oeste, que por sus dimensiones parece más una puerta que una ventana. Presenta dovelas bien labradas y termina en arco apuntado, abriendo también al interior en otro arco apuntado un tercio más alto que el anterior.
El segundo piso es el que presenta más vanos. Dos aspilleras con derrame hacía el interior en los lados norte y este, y dos ventanas terminadas en arco apuntado dispuestas asimétricamente en las dos caras restantes.
La disposición de los huecos se corresponde con la típica de la época, y está determinada tanto por la climatología del lugar las ventanas se orientan hacia la solana para aprovechar la luz y el calor del sol- como por las necesidades militares -el mayor número de huecos está ubicado en la parte más alta de la torre.
Interiormente presenta revocadas las paredes del primer y segundo piso. Por los mechinales existentes se puede adivinar todo el entramado de madera, basado en un pie central a partir del cual se organiza toda la estructura. También se observa, en la fachada sur y a la altura del primer piso, un hueco en la pared que bien pudiera haber sido el hogar, observándose la chimenea que iría por el interior del muro
La construcción se completaba con un tejado a cuatro aguas, siendo dudoso que presentase algún tipo de almenado.
La situación de los vanos en la cara oeste plantea la posibilidad de que la entrada original a la torre fuese a la altura del primer piso y el acceso inferior de la cara este sea posterior. La existencia de unas ménsulas o salientes -actualmente dos pero originariamente tres- debajo de la ventana del segundo piso de la fachada oeste sugiere que éstos hubiesen sido la base de un voladizo o matacán para defensa de la entrada.
Son numerosos los ejemplos de torres de similares características con una entrada situada a la altura del primer piso -para una mejor defensa- y a la que se accedería mediante una escala o escalera de mano. Posteriormente, y tras el cese de las luchas de bandos, se accedería al interior a través de un patín o escalera exterior o bien por una puerta adosada practicada en la planta baja
Conserva restos de una cerca con foso alrededor, de disposición circular. Está protegida y declarada Bien de interés Cultural, aunque sufre la misma desidia y abandono que la de Ruerrero.
(textro extraido de Cuadernos de Campoo).